7 de noviembre de 2015

Cata de café con Moccay







 Para una persona que sea muy cafetera, como yo,  asistir a una cata de café es uno de los grandes placeres, conocer nuevas formas de hacer el café, su historia y probar distintos tipos de café.

El café que ibamos a catar era Mocay, adquirido actualmente por el grupo de Calidad Pascual. El lugar elegido fue Sugar Factory, en Argensola, 24 Madrid.



La cata fue dirigida por el barista Adrián Fernández, tres veces campeón de España, premiado como mejor barista 2015 en el III campeonato Internacional de Baristas de Foz.

Al principio, estuvimos conociendo el tipo de cafés que ibamos a tomar, de todas las especies que hay, dos son las más importantes:  Coffea Arábica y Coffea Canephora (Robusta).


Entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio se dan las zonas cafetaleras, se pueden dividir en zonas de cultivo de café Arábica como es el continente Americano con países como Honduras, Guatemala, Nicaragua, en Centroamérica y grandes países productores en el sur como Brasil y Colombia y otra zona que comprende África central (Uganda, Costa de Marfil, Angola, etc.) y el sureste asiático (Vietnam, India, Indonesia, etc.) como zona de cultivo de café Robusta.

Aunque pensemos que España es uno de los grandes consumidores, estamos en el séptimo lugar del mundo. 

Empezamos tomando una taza de  café arábica, y después otro de café robusta, la diferencia entre los dos cafés es la cantidad de cafeína, y el sabor.


Después pasamos a tomar un café con cafetera AeroPress, está formada por dos cilindros que funcionan como una jeringuilla, introduciendo aire a presión sobre la mezcla de agua y café a través de un filtro.

Otra forma de preparar un buen café es con una cafetera  Chemex,  se hace con un filtro de papel, previamente humedecido, dejando reposar el café, haciendo una preinfusión, para luego volver a añadir más agua, oxigenando el café, y al final se retira el filtro.



Y por último, está la cafetera de sifón, también llamada de vacío,  en la cual una esfera se llena de agua y al calentarse el vapor sube como una probeta hasta el café, el gas se contrae y se crea un vacío, que arrastra al café al depósito inferior, este proceso dura unos 8 minutos.


Además de todos estos cafés que he comentado, estuvimos probando un coctel de granizado de limón con café. 


Al final Adrian nos hizo varias demostraciones de Latte art, o arte del café, en el que el barista hace con la crema de la leche dibujos artísticos. Hay dos técnicas, la primera consiste en verter la leche emulsionada desde una jarra directamente sobre el café, creando diferentes formas y dibujos. La segunda se basa en dibujas con un etching, con plantillas y cacao.

Y como otras veces foto final de los bloggers junto a Adrián Fernández


Y no olvidéis que el café siempre lo podéis acompañar de chocolate o frutos secos.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Espero tus sugerencias

Blogging tips